Estas escuchando:
  • LO BELLO DE LA TARDE

    Con: CRISTEL BELLO
  • ¿Tomaste tu agüita? Esto es lo que pasa en tu cuerpo si bebes menos de 500 ml de agua al día

    11-enero-2021 9:31 am

    El 60 por ciento de nuestro cuerpo es agua, de ahí la importancia de mantenernos hidratados. Sin embargo, no siempre lo logramos y terminamos bebiendo menos de lo recomendado. Cambia ese mal hábito, esto es lo que pasa en tu cuerpo si bebes menos de 500 ml de agua al día.

    Un millón de veces nos han dicho que debemos beber 2 litros u 8 vasos de agua al día, ¿pero en realidad cuánto tomas? Confieso que soy una persona antes y después del home office, pues no sólo ha cambiado muchas cosas en la manera de trabajar, sino en mis hábitos.

    En una oficina soy quien tiene su botella de agua al lado y bebe 2 litros diarios… En mi casa, a veces olvido hidratarme y dan las 7 de la noche y, si bien me va, tomé 1 vaso grande de agua, es decir, entre 450 y 500 ml. Y sí, me ha dolido la zona de los riñones, quizá por tantas horas sentada, tal vez por no beber agua.

    ¿Qué pasa si bebo menos de 500 ml de agua?

    Hablar de 500 ml de agua es un promedio, pero si no bebes suficiente agua al día, tu organismo lo resiente, desde tu cerebro hasta tu piel. Incluso puedes llegar a sufrir deshidratación, una condición que en algunos casos puede llegar a ser grave.

    De acuerdo a la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay, no hidratarte correctamente, puede provocar pequeños estados de deshidratación, que se manifiestan con dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres y dolores musculares.

    Y no es todo, la Fundación Aque, explica que sólo con un descenso del 2 por ciento de agua en el cuerpo, puedes sufrir pérdida momentánea de memoria, dificultad para las matemáticas básicas y problemas para enfocar la vista… Ahora todo tiene sentido, ¿no?

    Cuando tu ingesta es menor a 700 ml de agua al día por un tiempo prolongado, también puedes sufrir de adormecimiento en las piernas y brazos, alteraciones de la vista, dificultades para tragar, delirio e incluso ataques cardíacos.

    Y es que, no beber suficientes líquidos, te pone en el mismo riesgo de deshidratación que sufrir diarrea u orinar demasiado por medicamentos o enfermedades. Esto es común en adultos mayores, pues pierden la sensación de sed conforme envejecen, pero también en quienes no identifican correctamente esta señal.

    Esto porque, de acuerdo a especialistas, este mecanismo no es tan fuerte como otros y muchos llegamos a confundirlo con hambre. Ojo, si de pronto percibes un cambio en la necesidad de líquidos o sensación de sed, es importante consultar al médico.

    La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, explica que una ausencia de sed por cambios repentinos, no asociados a la edad, pueden relacionarse con anomalías congénitas del cerebro, tumor bronquial, hidrocefalia, lesión o tumor en el hipotálamo, y accidentes cerebrovasculares.

    La deshidratación es grave porque, pese a que nuestro cuerpo activa mecanismos de adaptación para mantenerse funcionando con esta falta de líquidos, si de plano dejas de beber agua por días, sufrirás efectos serios y podría dejar de funcionar.

    De hecho, no beber agua por un tiempo, también puede dar lugar a otros trastornos, como diabetes, colesterol, estreñimiento, acidez. Hasta puede repercutir en la artritis, dolor de espalda y migraña.

    ¿Cómo saber si bebes suficiente agua?

    El color de tu orina es un gran indicador de que bebes suficiente agua, debe ser incolora o amarillo claro. Asimismo, si casi no tienes sed, pero tampoco tienes la boca seca ni síntomas como cansancio, dolor de cabeza o mareos, hablan de una buena hidratación.

    Cuando orinas menos de lo habitual o tu orina es oscura, significa que necesitas beber más agua. La razón de este color más concentrado, es que cuando tu cuerpo se deshidrata, el hipotálamo envía señales para que se libera la hormona antidiurética, que llega a los riñones y provoca acuaporinas, permitiendo que la sangre retenga más agua.

    Si quieres asegurarte de beber suficiente agua, procura tomar 1 vaso de agua con cada comida y entre comidas; si te ejercitas, hidrátate antes, durante y después de tu rutina; en caso de hambre, toma agua, así evitarás la confusión entre sed y hambre, en especial si no has tomado agua en el día… Ah, y evita excederte en las bebidas con cafeína o diuréticas.

    Además de estos consejos, si, como a mí, te cuesta tomar agua, existen apps que te ayudan con eso. Asimismo, ten siempre cerca una botella con agua, puedes añadirle unas rodajas de limón, menta o frutas sin agregar azúcar, e intenta comer alimentos con alto contenido de agua, como sandía, pepino y melón.

    Ahora que ya sabes qué le pasa a tu cuerpo si bebes menos de 500 ml de agua o la cantidad que necesitas, es momento de poner manos a obra y corregir tus hábitos de hidratación, tu cuerpo, piel y cerebro lo agradecerán.


    Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios de [nombre de la página] y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a {cuenta de correo}